Libérate de tu propia esclavitud

de la que te da tu mente

de la que le has dado poder

para quitarte fuerza, vida, alegría.

 

Creaste tu propia sombra (al creer) y te temes

Deja de ser tu propio esclavo

No forjes a tu mente en tu contra

Detente

 

Ponte límites claros

No caigas en la tentación

de creer lo que no eres

lo que no mereces

lo que no te hace estar en paz

 

Con mente y corazón limpios, no cedas

no te quejes, no hables mal de los tuyos.

 

No te rindas, estás cansado pero no te rindas

todo lo puedes en quién te fortalece

 

Regresa y ora, repite tu oración

pide ser libre de tu propio tormento:

Líbrame del mal (rabia, tristeza, maltrato, vacío, violencia, indecisión, personas tóxicas, relaciones vacías)

 

Ángeles del señor te acompañan hoy

te abrazan

y te llenan de su amor.

 

AMÉN