Llevo un par de meses trabajando menos en mis perfiles en redes sociales y mucho más en mi

Haciéndome muchas preguntas y teniendo, algunas respuestas en unos casos, y ninguna en otros.

Aún así, las respuestas que si tengo me llevan a confiar cada vez más en lo que quiero, sé y siento, y esa me parece una buena alineación, una gran alineación.

El tercer libro está por salir y esta vez bajo el respaldo de una editorial. El cuarto se está horneando y me tomará tal vez todo el año, y me ilusiona mucho.

Pero lo que más me ilusiona es nuevamente perder el miedo a ser leída, saber que lo que escribo toca la vida, el alma, el camino de alguien, me hace sentir que cumplo mis sueños. (Si, a mis 13 años empecé a escribir un poco escondida en mi habitación… después hice muchos poemas, y 40 años después decidí escribir sin esconder lo que escribo, ni esconderme)

Nunca imaginé que fueran: mi vida, mis experiencias, sobre lo que escribiría…

Y por qué no? si cada vida es tan rica.

Y por qué no, también, conversar, acompañar a esas vidas que se tocan, en sus procesos de cambio, en sus momentos difíciles y poder entregar más?

Tengo pocas certezas, y esas pocas me bastan. Mis sueños siguen intactos y los voy materializando poco a poco. Sigo haciendo pequeñas acciones para acercarme de manera menos tímida a lo quiero seguir haciendo desde esta trinchera. 

Gracias por leerme, gracias por ser parte de mi vida y dejarme ser parte de la tuya. 

Habrá más buenas noticias dentro de poco tiempo