¿Dónde guardaste el miedo o la rabia? Aunque nuestras ideas, emociones, sentimientos hagan parte de un proceso mental, sabemos que también repercuten nuestro cuerpo físico. en este mundo en que procesar una emoción no es importante, la angustia o la tristeza se pasa con alcohol u otras sustancias, termianmos enfermándonos meses después porque también está mejor visto ir  al médico que a terapia.

Muchas veces alguien sube/baja de peso, se enferma de gravedad, lo operan tras pasar asuntos emocionales muy fuertes que no se procesan, y ahí está nuestro ser gritando a través del cuerpo que le pongamos atención y hagamos algo al respecto. No se trata de somatizar y sentirse débil por eso, es entender que así como cuidamos el cuerpo debemos cuidar las emociones y aprender a procesar cada situación que nos pasa. No es un proceso sencillo sí no lo hemos hecho nunca, pero sin duda empezar a pensarlo, a aceptarlo hará posible que nuestra salud mental y física mejore notablemente, que dejemos cargas atrás y tengamos una vida menos cargada de pasado, de experiencias difíciles sin procesar y sanos, muy sanos.