este es un tema que me apasiona desde el 2009, antes no porque no era mamá y tampoco ejercí mi papel de tía de manera constante.

Por una parte defenderé de manera abierta la manera en la que he criado a mi hija en estos 8 años y por otro lado espero se entiendan las diferencias que me llevaron a buscar una forma de educarla menos tradicional (y un par de veces tan críticada)

La reflexión llega hoy al oir como una mamá de una mejor de 2 años le decía hace unos minutos: deja de aventar cosas o te doy un manotazo. Para mi (primera persona del singular, aclaro porque no pretendo que esto se convierta ni en moda ni en verdad absoluta, para mi eso es una amenaza, una amenaza directa sobre su integridad fisica, cosa que al parecer la niña ha asimilado en estos dos años. No tiene ninguna ventaja contra la persona que la amenaza, ella es pequeña, indefensa, juguetona, «normal» la niña no está aventando basura para hacer de este mundo algo peor, la niña estaba jugando, pero como hemos crecido en una sociedad adultocéntrica en donde los adultos tenemos la razón, por el simple hecho de ser adultos, y muchas veces el juego con los niños se limita al tiempo que podemos y queremos, no al de ellos que están dispuestos a jugar a toda hora.

Por otro lado también vino a mi mente un meme que circula por redes sociales que asegura que los chancletazos, bofetadas, cinturonazos de los papás no nos traumaron… entonces??? sí no nos traumaron porque vivimos en paises donde la violencia es el pan de cada día?? (me refiero a las personas que me leen tanto en Colombia como en México) y no me voy al extremo asegurando que esa forma violenta tan aceptada va a generar en sus hijos sicarios seguros, pero piense un poco si esa sutil violencia verbal, fisica, psicológica que usted ejerce con tan poca reflexión no tiene algo que ver en este resultado.

Cualquier cosa es más fácil y el resultado más rápido que un diálogo con un un niño. Porque los adultos casi siempre tenemos prisa (mal manejo del tiempo) Un golpe, un pellizco, un grito… yo también reacciono rapidamente a eso y mi respuesta es inmediata. (Me alejo) eso no me genera respeto, que me griten, me agredan o me traten con amenzas. Lo ve? ve porque aumenta la violencia de genero? entiende que esto también fue creciendo en casa con las indirectas, abandonos, indiferencias, agresiones de papá a mamá o viceversa? Queremos justicia por todos estos casos pero no hagamos de nuestra casa un lugar donde la violencia habita, ni de manera grande, ni chica.

Los niños hasta determinada edad, no han desarrollado el sentido del humor de los adultos, ni entienden el sarcasmo, esa no es la manera para dirigirse a ellos, ellos no entienden ese lenguaje llenos de burlas, pero lo pueden copiar y lo usarán con sus pares y seguramente también con sus papás en cuanto sientan que han adquirido un poco de poder.

Poner límites claros es muy importante, que el niño entienda, de acuerdo a sus edad y capacidades lo que debe y puede hacer o decir.

Yo no tengo la fórmula, he leído mucho y veo los resultados de un diálogo constante y sincero con mi hija, es una niña noble, con un caracter muy fuerte, no es perfecta, pero la sorprenden las malas palabras, los malos tratos, las burlas y las críticas porque no han sido su alimento diario… reflexiona un poco, el cambio es hoy y los niños asimilan muy rápido todo lo que va a su favor.